Hoy en día los desafíos principales de las empresas que gestionan proyectos y portfolios son el cumplimiento de los plazos, la adaptación a los cambios frecuentes de los requisitos de los clientes y las prioridades, así como la elevada y desequilibrada carga de las personas.